martes, 11 de mayo de 2010

influencia de la luna en las mareas

La Luna, ejerce una atracción gravitatoria sobre nuestro planeta y determina que el caudal de las aguas ascienda o descienda en ciclos periódicos. Si no hubiera ningún astro alrededor de la Tierra, el nivel de agua no se alteraría. Pero la Luna influye hasta el punto de que su efecto es mayor o menor dependiendo de la posición en la que se encuentre.
Una marea es el ascenso y descenso periódico de las aguas del mar. Es un efecto producido por la atracción gravitatoria de la Luna y del Sol sobre el agua y la Tierra. Este ciclo se repite en periodos de 12 horas (mareas semidiurnas) y de 24 horas (diurnas). Pueden ser mixtas, es decir, que en la misma costa se den los dos tipos de mareas.
la Ley de la Gravedad, descrita por Newton es que la atracción gravitatoria depende de tres cosas: las masas de dos cuerpos y la distancia que los separa. Demostró que la fuerza de la marea depende de la distancia a la que esté el astro. Por eso sólo el Sol y, la Luna (más cercana a nuestro planeta) ejercen esa atracción gravitatoria.
La influencia de la Luna es tan grande que, según la posición en que se encuentre, la atracción será mayor o menor. Cuando la marea está alta, se llama
pleamar. Y si está baja, bajamar.
las mareas necesitan grandes extensiones marinas. En los mares cerrados o pequeños, los desplazamientos son pequeños y las mareas alcanzan poca altura. En cambio, hay puertos en los que las mareas son tan fuertes que la navegación está condicionada a su ritmo. Hasta tal punto que los barcos sólo pueden entrar cuando sube la marea y salir cuando baja.
La cantidad de agua que constituye los ríos, arroyos y lagos es ínfima, en comparación con el volumen que hay en el mar.La diferencia fundamental entre el agua dulce y el agua de mar es su contenido en sales.
El mar, por su misma inmensidad, es muy estable. Está compuesto de agua pura en un 96,4%, y de minerales disueltos en un 3,6%. De estos minerales, tres cuartas partes corresponden a la sal común (cloruro de sodio). El contenido mineral del agua de mar se debe a que la lluvia va disolviendo minerales del suelo a lo largo de millones de años, o simplemente a que arrastra tierra hacia el mar.
La abundancia de precipitaciones en algunas regiones, como la cuenca del Amazonas, hace que el agua de las inundaciones fluya hacia el mar, donde se reduce el nivel de salinidad. En cierta medida, estas diferencias locales se equilibran cuando las aguas se combinan, por acción de las corrientes oceánicas y los vientos. Aunque, la salinidad del agua varía considerablemente en todo el mundo, dentro de cada zona permanece bastante constante. Esto significa que la mayoría de los peces de mar pueden contar con que las condiciones se mantendrán muy estables.
El agua de mar es por tanto más pesada que el agua dulce. En el mar se forman capas horizontales ya que el peso específico depende también de la temperatura, por lo que estas capas serán más diferenciadas en razón a su salinidad y temperatura.
Las mareas son los ascensos y descensos periódicos de todas las aguas, como resultado de la atracción lunar y del sol.
El agua, al coincidir la luna en un punto determinado de la tierra, sufre una atracción elevándose de su nivel normal (marea alta).
El sol al igual que la luna crea mareas pero de menor fuerza. Al coincidir la luna con el sol en las lunas nuevas y llenas, de tal forma que están alineados los tres planetas, las atracciones se suman por lo que resultan las mareas más altas y las bajas más de lo normal.

Marea viva: ( sicigias ), fase de grandes mareas que se produce cuando el Sol y la Luna se hallan en línea recta con la Tierra (en luna nueva o luna llena).
Marea muerta: (cuadratura), fase de pequeñas mareas que se produce cuando el Sol y la Luna forma un ángulo recto con la Tierra (en cuarto creciente o cuarto menguante).
Pleamar: nivel superior de la marea.
Bajamar: nivel inferior de la marea

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada